Ordenación Sacerdotal de Fray Fidel Alvarado Sandoval

 

ORDENACION SACERDOTAL DE NUESTRO
HERMANO Fr. FIDEL ALVARADO O. S. A (9 de Nov. 2002)

“Este es el Pan vivo bajado del cielo y da vida al mundo”. (Jn. 6, 33)

El día 09 de noviembre del presente año, ha sido un día muy especial, un día de fiesta, de emociones de fe y unidad, de algarabía, de acción de gracias, un día que  ha quedado marcado con el dedo de nuestro Dios, al concedernos un nuevo sacerdote.

 Un día que a quedado grabado, primero en la mente y en el corazón de Fidel, segundo en la mente de todos los hermanos agustinos del mundo, muy en especial para los hermanos agustinos del Vicariato San Juan de Sahagún de Chulucanas, además una fecha muy significativa para toda  su familia y amigos, y para todo Chulucanas.

También, no quiero dejar pasar por alto, fue un día inolvidable para la Comunidad Agustiniana de Trujillo, lugar en dónde nuestro hermano Fidel terminó su etapa de formación. Es así pues como todos nosotros, nos disponíamos a viajar a la ordenación que obviamente se iba a realizar en Chulucanas, lugar de origen de Fidel, el día viernes 08 del presente.

Fue un día muy agitado para nosotros por que teníamos que ir a clases al Seminario, pero sabíamos que valía la pena. Salimos de acá a las 2.30 p.m y llegamos a las 9.00 p.m, fueron aproximadamente 6 horas y algo más de viaje, estábamos cansados pero alegres y muy motivados para lo que sería la ceremonia. Después de cenar, nos dirigimos a descansar, no sin antes saludar a Fidel, él estaba muy alegre, tranquilo, esperando solo el momento.

Llegado el día esperado, el sábado, toda la comunidad se dirigió a la Catedral “Sagrada Familia”, para participar de la celebración, algunos hermanos fueron destinados a ser acólitos y ayudar a preparar el ambiente para el ordenado.

Llegadas las 9.30 de la mañana, se escuchó el canto de entrada, a cargo del coro de frailes y aspirantes, el pueblo de pié, que por cierto la catedral estaba llena, la procesión avanzaba a paso lento, Fidel con la alegría que lo caracteriza delante de Monseñor Daniel, se acercaron al altar, dando por iniciada la Eucaristía. Terminada la homilía de Monseñor, que por cierto exhortó sobre la vocación como regalo de Dios, se dio paso al rito consagratorio.

Todo era muy emocionante, quizá para nosotros los hermanos en formación, era un momento de motivación, de pensar en nuestras vidas, de animarse a seguir conociendo el misterio de Dios... y pues para nuestros hermanos sacerdotes, recordar su consagración y dar gracias a Dios por su vocación.

Quizá el momento más relevante, fue cuando estaba postrado el ordenado, y todos los demás de rodillas, pidiendo la ayuda de Dios y de los santos, en silencio. Luego la imposición de las manos, las palabras consagratorias, la unción de manos para luego el abrazo de recepción del nuevo presbítero, por parte de los sacerdotes y hermanos agustinos y familiares, luego la invitación a tomar el asiento en el lugar asignado, mientras toda la gente aplaudía fervorosamente, con carteles, donde fue notoria  la presencia de un cartel de los  jóvenes de la Parroquia de Pacaipampa, lugar de misión de Fidel, también gente de las parroquias de acá de Trujillo, tanto de Santa María como de Monserrat, personas que han ayudado y han visto crecer a Fidel en el proceso de su vocación

“Fue un momento crucial de mi vida, sentí que había llegado a un momento sagrado de mi historia, recordaba mi familia, la formación, mis amigos, los momentos buenos y difíciles que he tenido para llegar a este momento, era este para mí un milagro. Me quedaba decir, ¡no lo creo! ”(Fr. Fidel O.S.A)

Al final, de la Eucaristía, creo que a las 12.30 del mediodía, fue el momento en que el pueblo tuvo la oportunidad de felicitarlo.  Por la tarde participamos los invitados de un gran banquete por que estábamos de fiesta... luego para la cena, eso de las 6.00 p.m., fuimos a casa del nuevo P. Fidel donde en la calle un gran número de personas se congregaron para una fiesta popular. Terminado la cena, participamos de un gran baile para todos los asistentes, hasta aproximadamente la medianoche, donde hubo presencia de mariachis de la ciudad de Piura. 

Llegado el fin de ese día, cansados pero contentos, tuvimos que retirarnos para descansar, y prepararnos para la primera santa Misa del P. Fidel, agradecidos a Dios por ese magnífico día.

Ver Fotos de la Ordenación               Continuar con el artículo sobre la Primera Misa