Ordenación Sacerdotal de Fray Fidel Alvarado Sandoval

 

PRIMERA MISA DEL P. FIDEL ALVARADO O.S.A
(10 de Nov.)

Ya el día Domingo, un poco desvelados, después de desayunar, asistimos a la primera Misa presidida por el P. Fidel, junto con toda las personas invitas y demás participantes. Quiso hacer su primera en su Parroquia a donde él pertenecía, la Parroquia “San Ramón”. Tuvo la oportunidad de estar más cerca de sus vecinos, de todas las personas que le conocían y que le habían visto crecer.

La Misa empezó a las 10 de la mañana, estuvo acompañados, por los P. Agustinos: Juan Lydon, Roberto Terranova, Gioberty Calle, Miguel Angel Cadenas, J. Eberth Seminario y Juan Dowling con el canto de entrada y la procesión. Estaba muy emocionado, por el cariño de la gente que llenó todo el templo y que lo recibió muy alegremente. La homilía también estuvo a su cargo, al igual que unos bautismos de sus propias familias.

“Sentí que era un privilegio grande el celebrar esta mi primera Eucaristía, el entrar y ver a mucha gente, el ir atrás para presidir algo tan santo, el hacer realidad mi sueño, estos sentimientos me hacían sentir un bendecido por Dios. Significaba también que tengo una gran responsabilidad, ser otro Cristo para mis hermanos”(P. Fidel O.S.A)

Ya en la acción de gracias aprovechó para agradecer a Dios  y a todos por haberlo acompañado en ese momento muy importante para su vida e invitarnos a rezar mutuamente, con la ayuda de Dios, de nuestra Madre María y de nuestro P. San Agustín.

Terminada la Misa vinieron las fotos del recuerdo, los regalos, etc. Luego vino el almuerzo para todos. Toda la Comunidad Agustiniana, sentía gran alegría y pena a la vez por que la hora del regreso a la casa se acercaba, y solo el imaginar de las horas a recorrer nos afligía, pero confiábamos en que el Espíritu que acompañó a Fidel en su Ordenación y en su primera Misa nos acompañe en el viaje de regreso a nuestra casa para emprender nuestras labores cotidianas.

Fuimos rápidos a almorzar, por que el tiempo nos ganaba, de seguro que la fiesta continuaba, por que estaba invitado todo el pueblo, pero nosotros ya no... exactamente eso hicimos, luego de almorzar, vinieron las despedidas, nada agradable desde luego, pero importante para nuestra vida, con la única esperanza de que es solo un ¡hasta pronto!.

Desde acá un humilde saludo a el P. Fidel, y solo queda decirle ¡felicidades!

REGRESAR                                   Ver Fotos de la Ordenación