Ver todas las Fotos


EVENTO SOBRE EL JUBILEO
AGUSTINIANO


Nuestro jubileo Agustiniano empezó el 2004 recordando los 1650 años del nacimiento de nuestro padre San Agustín, seguido en el 2005 por los 700 años de la muerte de nuestro primer santo de la Orden, Nicolás de Tolentino. Y este año cerramos con broche de oro celebrando los 750 años del evento de la Gran Unión, en la que Papa Alejandro IV con su Bula Liceo Ecclesiae Catholicae, fundó formalmente nuestra Orden.  Tal evento ha tenido feliz coincidencia con los 20 años de existencia del Vicariato San Juan de Sahagún de chulucanas, desde que se dio la unión de las regiones (Chicago, California y Villanova) para formar una solo región en 1984, hasta consolidarse como Vicariato en el Capítulo General Intermedio en 1986.

Ambos acontecimientos tienen mucho en común. Pero sólo quisiéramos resaltar dos que nos parecen los más importantes. El primero es que tanto en la Gran unión de las congregaciones que fueron invitadas por el Papa Alejandro IV a formar la nueva Orden, como en la pequeña unión de las regiones que formaron el Vicariato San Juan de Sahagún, resalta, parafraseando las palabras del Padre General, la respuesta inmediata y eficaz a la autentica necesidad de la Iglesia en los lugares y tiempos concretos de la historia del pueblo de Dios.

El segundo es la unión en sí misma. En efecto, fueron diversos los carismas que apostaron por unirse bajo la regla de San Agustín, para caminar todos hacia Dios en unión de alma y corazón. De la unión para formar el Vicariato, aunque con la variante de ser ya agustinos, podemos decir lo mismo: Villanova, Chicago y California, en sus representantes, vivían el carisma del Águila de Hipona y trabajaban unidos, desde hacía buen tiempo, en la predicación del reino de Dios en la aún joven Diócesis de Chulucanas. Algo era patente: “la presencia misteriosa y constante de Dios… y la gracia de su Hijo Jesucristo,  habían suscitado numerosos servidores de su Iglesia” desde la formación de la Orden hasta la entonces unión del Vicariato. Y el Espíritu Santo obraba maravillas de santidad en la Vida de Nicolás de Tolentino, como primer santo canonizado y, en el ahora, Siervo de Dios Juan Macniff quién fuera uno de los iniciadores del nuevo Vicariato.

La celebración por tantas bendiciones, con la presencia de nuestro Padre General, Fray Roberto Prevost, empezó el Jueves 7 de septiembre muy temprano con las Laúdes de agradecimiento al Dios de la vida y de la historia. Aquí Monseñor Daniel Turley, con la sencillez y humildad que lo caracteriza, hizo una remembranza de todo lo acontecido antes y después de la unión del Vicariato. Más tarde, en una ponencia, Monseñor Daniel nos indicaría las pautas de un “Diálogo como camino de Comunión”. Padre Gioberty Calle nos explicó la fase B del proyecto Hipona y luego hubo compartir en grupos.  El Padre General, ya por la tarde, compartió con nosotros el tema “La Regla: Fundamento de Unidad Agustiniana” desde el texto bíblico Jn, 17, 20-24 y el comentario de Tarcisio Van Bavel.

El templo San Agustín del centro de Trujillo, el que fuera tiempos atrás de nuestros hermanos Agustinos, fue el “escenario” oportuno para celebrar la Eucaristía de acción de gracias por los 750 años de vida de nuestra Orden, los 20 años de nuestro Vicariato y la profesión solemne de nuestro hermano Delfio López Córdova.  Más tarde, después de alimentarnos de la Mesa del Señor, pasamos a nuestra comunidad de formación para compartir el pan material. Con la oración del Jubileo Agustiniano solo decimos: Por todo esto, los hijos e hijas de Agustín te damos gracias... A la vez que pedimos: Señor, guía nuestros pasos inquietos hacia tu paz, la paz de la ciudad de Dios.

 

Ver todas las Fotos