Jornada Vocacional


Recuerdo que un día así como el que se comenzó a vivir el día seis (6) de octubre al ocho (8) del mismo mes, yo también viví una experiencia similar a la que nuestros hermanos les ha tocado vivir.
Para esta vez llegaron doce (12) hermanos, de los cuales cuatro (4) eran procedentes de Cascas, uno (1) de Trujillo y siete (7) de Pacaipampa.
Los hermanos comenzaron a hacer su arribo a nuestra casa de formación el día viernes desde las 4:30 de la madrugada, para esto hubo hermanos prenovicios y profesos encargados para recoger a nuestros visitantes que venían desde Pacaipampa, los demás hermanos llegaron en el transcurso del día.
La jornada comenzó a las 4:30 p.m. con la acogida y bienvenida de toda la comunidad de Trujillo a los que nos visitaban para esta jornada. Así comenzó todo con la presentación de cada uno de los que estuvimos presentes.
Luego de la presentación los participantes de la jornada recibieron un tema que hizo referencia sobre La Vocación. Tema que de seguro les ayudó de mucho a todos los participantes, luego de acabar el tema se les impartió una película. Luego de eso se vivió la convivencia tradicional de todos los viernes en nuestra comunidad, esto sirvió de mucho para ir conociéndonos mejor. Así transcurrió el primer día de jornada.
El segundo día (sábado 7), comenzamos con Misa en nuestra capilla de la casa de formación, luego se tuvo el desayuno para luego pasar al desayuno, luego de esto se pasó a impartir otro tema, esta vez se habló sobre Cristo, luego de impartido el tema, se pasó a una reflexión personal, para después nuevamente seguir con un tema que hace mucha referencia o es mejor decir el tema principal para conocer quién fue el modelo que tomaron nuestros antecesores para seguir su ejemplo: San Agustín. Aunque muchos de los que vinieron a la jornada habían escuchado algo sobre San Agustín, ahora con este tema conocieron algo más sobre el mismo.
Este día fue ideal para que nuestros visitantes demostraran sus habilidades en el deporte, para eso un grupo encargado de hermanos preparó una tarde deportiva, entre los hermanos que residimos en nuestra casa de formación con los que nos visitaban, fueron encuentros donde cada uno de los que participábamos demostrábamos lo mejor de nosotros, no para ganar una copa, sino para que este momento se viva y que al final todos ganemos con el aporte de cada uno. Así pasó la tarde de deporte, donde se logró hacer lazos de amistad y tomar confianza unos con otros.
Luego de la tarde deportiva, hubo un lugar especial para nuestros visitantes, puesto que se dio la oportunidad de tener un reencuentro con el Señor de los Señores, este momento fue muy especial, pues se tuvo el acto penitencial, donde cada uno tuvo la oportunidad de acercarse a Dios y depositar en Él su confianza.
Por la noche se impartió otro tema, sobre lo que nosotros vivimos, este tema habla sobre: La espiritualidad agustiniana, presencia de los agustinos en el mundo y jubileo. Después de concluir con el tema se pasó a ver un video y luego como mandaba el horario a descansar para el último día de jornada.
El último día (domingo 8) se comenzó como de costumbre con la oración de la mañana (Laudes), para luego ir a misa a nuestra parroquia: Santa María, luego de esto, los visitantes tuvieron una entrevista personal, recomendaciones, evaluación, con el encargado, P. Gioberty.
Después de la entrevista, por la tarde salieron a hacer un tours por la ciudad de Trujillo. Así de esa manera se estaba dando por concluida nuestra exitosa jornada 2006, en nuestra casa de formación.
Y pues como todo inicio tiene su final, a las 5 p.m. los hermanos que vinieron de Cascas hicieron su arribo a su natal ciudad, el hermano de Trujillo también hizo lo propio, nuestros hermanos de Pacaipampa esperaron un poco más pues ellos arribaron a su ciudad a las 11 p.m.
Toda esta jornada se vivió con intensidad, y pues lo que se pudo ver en los hermanos visitantes fue, ese entusiasmo para hacer cada cosa, y todos ellos contentos, hicieron notar su felicidad, alguno de ellos manifestó su alegría pues dijo que fue una experiencia muy bonita y lo que más le gustó fue el acercamiento que tuvo con Dios, el momento de la reconciliación, y también les gustó mucho la acogida que los hermanos les dieron acá en nuestra casa de formación.
Después de concluir nuestra jornada nos sentimos satisfechos por haber dado todo de nuestra parte para que esta jornada sea un éxito, y más aún ver que los hermanos participantes se van contentos y satisfechos, y con ganas de seguir en esta nuestra vida en comunidad siguiendo nuestro camino hacia el Señor.
"Que hermoso es ver a los hermanos viviendo en comunidad", así se puede concluir nuestra jornada, pero siempre: con "una sola alma y un solo corazón en ruta hacia Dios".