Ver todas las Fotos


PROFESIÓN SOLEMNE


Habla, Señor, que tu servidor escucha” (1-samuel 3,10). La travesía santa de nuestro hermano Alexander Escobar Farfán, su seguimiento a aquel flaco pelucón-Cristo, dio el sí definitivo como respuesta personal, ante el Vicario del vicariato San Agustín de Apurimac P. Giovanni Boffeli en representación del Prior general P. Roberto Martinez Prevós; el pasado 23 de abril a las 6:00 pm. En la parroquia Santa Rita de Casia, en la ciudad imperial del Cuzco; con la grata presencia de amigos y familiares. Esta decisión llena de dicha y felicidad a nuestro vicariato, especialmente a nuestros mayores quienes han y siguen dedicando y sus vidas por el futuro del vicariato. La esperanza del vicariato sigue creciendo.

            La profesión solemne fue un momento de fuerte y particular emoción para todos los participantes, especialmente para el que asume estos compromisos-consejos evangélicos de: pobreza, castidad y obediencia, que para expresarlas, las palabras no son suficientes. Para nosotros, los religiosos participantes, fue un renovar de la larga historia de amor (750 años de la gran unión). Amor de Dios que ha encontrado y sigue encontrando respuestas de tantos hombres valientes que entregan su vida y encuentran en ella la felicidad y la plena realización, haciendo en su existencia un don de amor a Dios y de servicio a los demás; lo mismo que han puesto su fe y esperanza en esta vocación.

            La comunidad no ofrece ni riquezas, ni honores, ni la compañía de personas extraordinarias, ni la promesa de una carrera brillante, ni tampoco la promesa de una vida tranquila-sin problemas. La comunidad ofrece entrar en esa historia de amor, en ese circuito virtuoso. Se trata de una apuesta, en donde, la única garantía es la fidelidad al Señor, de presentarse a Dios tal cual es uno y responder con toda sinceridad. Felicitamos y agradecemos a nuestro hermano Alexander por esta decisión venerable.

Ver todas las Fotos