Fotos del Postulantado

 

 

CEREMONIA DEL POSTULANTADO - TRUJILLO 2007


El día miércoles 31 de octubre, en las primeras vísperas de todos los santos, el Vicariato San Juan de Sahagún, ha recibido a cinco hermanos de tercero de Filosofía, para el postulantado en nuestra Orden de San Agustín. La ceremonia se llevo a acabo en la casa de formación de Trujillo. Estuvimos presentes todos los pre-novicios y los profesos.

La ceremonia se realizo en las primeras vísperas, estuvo presidida por el prior de la casa el Padre Julio Astete Valenzuela. Rezamos los salmos solemnemente en gregoriano y el cántico lo utilizamos para pedir la intercesión de el santo que más devoción tenemos, para que pida por el alma de nuestros familiares.
La lectura que escuchamos fue de hechos de los apóstoles, en la que nos narra la vivencia de la primera comunidad, la Iglesia primitiva. En la reflexión el Padre Julio nos narró la historia de dos jóvenes que habían tenido la misma realidad de pobreza material y maltrato familiar, su padre era alcohólico y su madre drogadicta; pero estos muchachos años después habían tenido destinos distintos, uno de ellos, había seguido el mismo destino de sus Padres, pues era borracho y drogadicto, él se había conformado con esa realidad y no la había querido cambiar. Pero la realidad del otro joven era distinta ya que él había logrado establecerse económicamente, tenia una familia muy bien constituida y era feliz con todo lo que hacia, al preguntarle el porque de su éxito el respondió: ¿que querías que haga? pues ante esta realidad no me quedó otro cosa que luchar por conseguir algo digno en mi vida y no permitir que mis hijos sufran las mismas carencias que yo he sufrido. Con este relato nos explicó que depende de nosotros el rumbo de nuestras vidas, ya que tenemos la oportunidad de decidir sobre nuestro futuro, un futuro que debe estar lleno de Dios.
Tomó a la primera comunidad como un ejemplo de ello, ya que no fueron obligados a vivir de esa manera, pues vivían enamorados de Cristo y por El hacían todo, ponían todo en común, compartían lo que tenían, oraban juntos y ofrecían sus manos de servicio a todo aquel que lo necesitaba. Eso mismo debe ser nuestra vivencia diaria de sentirnos enamorados de nuestra vocación, por lo cual todas nuestras energías deben estar dirigidas y enfocadas a conseguir una unión con Cristo.

Terminada dicha reflexión se inicio la ceremonia de aceptación para el postulantazo. El vicario de San Juan de Sahagún, El Padre Juan Lydon M., fue el encargado de aceptarlos, desde el mayor en edad hasta el menor. El orden fue el siguiente: Dilmer Maza Sóndor, Silber Carrillo Jiménez, Klever Mondragón Huachez, Elevi Santos Zavaleta, Segundo Sabino Pichén Cotrina.
Después de ello les ofrecimos la bienvenida con un abrazo de la paz muy emotivo.

En el momento de las preces tuvimos la oportunidad de tener un gesto comunitario el cual consistió en decir en voz alta el nombre del santo de nuestra devoción y el nombre de un familiar para que el Señor lo tenga gozando de su presencia y al final personalmente se iba encendiendo una vela del cirio pascual.

Terminada la ceremonia vinieron las fotos respectivas, para el recuerdo, con todos los formadores. De allí nos dirigimos al comedor para la cena y celebrar junto con los nuevos postulantes este acontecimiento. Ahora depende ellos el seguir los pasos de Cristo por medio del carisma y al estilo de nuestro Padre San Agustín. Nosotros desde ya pedimos por ellos en nuestras oraciones, para que el Dios de la vida, ilumine su corazón y su vocación y les haga tener estos meses de enamorarse mas para el año que viene en el que estarán teniendo la experiencia del noviciado, que es un año lleno de gracia y de reflexión personal.

Que el Señor los bendiga queridos hermanos hoy y siempre y que la Virgen Maria Madre del Buen Consejo les acompañe siempre

Fr. Rogelio Adrianzen, O.S.A.