Fotos de la Semana

SEMANA AGUSTINIANA EN TRUJILLO


¿ La Orden de San Agustín tiene algo en especial?, lo único de especial que tiene la Orden de San Agustín es que no tiene nada en especial ¨, fue una de las frases más resaltantes del padre Miguel de Gregorio, en la semana agustiniana. Los hermanos agustinos de la casa de formación de Trujillo, empezamos el día lunes 11 de agosto la fraterna celebración de la semana agustiniana.

En el desarrollo de esta celebración hubo momentos llenos de mucha alegría, fraternidad, oración comunitaria, etc. Dentro de ello cabe resaltar de mucha importancia los impresionante temas sobre la santidad de muchas santas y santos agustinos, todo esto era expuesto por el padre Miguel de Gregorio, él recalcó mucho sobre la vida espiritual, comunitaria de aquellas personas santas de la Orden de San Agustín: como ejemplo, un San Juan de Sahagún, que en sus predicaciones llenaba de esperanza y paz a los fieles; o como una Santa Rita de Cascia, mujer de oración que dejó todo en manos del señor Jesucristo.

Otros de los eventos en está grandiosa semana fue el torneo agustino, en las disciplinas de futbitol, básquet, bolley, pim pom; entregándose grandiosos premios al equipo ganador de cada área de juego.

En las noches el punto de encuentro era el auditorio de nuestra casa de formación, los gritos, risas, silbidos, aplausos, etc. Invadían nuestro espíritu de Agustinos; era normal era nuestra semana Agustina, nuestra fiesta, queríamos festejarla a todo dar; a esta profunda manifestación de felicidad se unían a nuestros gozo, las animaciones, dinámicas organizadas por los grupos responsables.

La espectacular celebración agustiniana tuvo su final con la celebración de santísima eucaristía, donde todos como hermanos agustinos alimentamos nuestra vida espiritual bebiendo de la santísima sangre de cristo y comiendo del preciosísimo cuerpo de cristo; la celebración de la misa fue precedida por el padre Miguel de Gregorio.

Quiero concluir diciendo que la espiritualidad Agustina tiene sus raíces en el evangelio, sin agregar nada. Todo se enfoca en la palabra del señor Jesucristo.
Que nuestro Señor en todo momentos nos acompañe, y a ejemplo de los santos de la orden de San Agustín, busquemos siempre la humildad, la oración profunda como bases en nuestra vida.

Hay que buscar la verdad y no la razón de las cosas. y la verdad se busca con humildad