Fotos de la Primera Profesión

Día de la Primera Profesión


El día domingo 25 de enero, fiesta de la Conversión de San Pablo, nueve hermanos acabando el año de noviciado profesaron sus primeros votos en la capilla del Seminario San Agustín de Lima.  Presidiendo la misa fue el Mons. Daniel Turley, obispo agustino de Chulucanas, quien también celebró sus cumpleaños en este misma fecha.

El P. Alex Lam, maestro de novicios, llamó los nombres de cada novicio, quien respondió “presente” y listo para responder a las preguntas antes de la profesión. El P. Santiago Bonaita, nuevo vicario de Apurímac, actuaba en nombre de los Superiores de cada circunscripción para hacer las respectivas preguntas para que los novicios manifiestan su deseo de vivir los consejos evangélicos de pobreza, obediencia y castidad.  Luego él dio la homilía enfatizando las dimensiones de la espiritualidad agustiniana que deben marcar las vidas de los hermanos pidiendo la profesión de votos.

Luego cada hermano se acercó a su respectiva superior y pronunció las palabras de la primera profesión.  Después cada hermano de nuevo se acercó para recibir una copia de la Regla de San Agustín y las Constituciones de la Orden.  Terminando este rito de la profesión cada neo-profeso recibió un abrazo fraterno de paz de todos los agustinos presentes.

En la procesión de las ofrendas los hermanos de cada circunscripción llevaron símbolos de su región y cultura para presentar al Mons. Daniel.  Así se manifestó en forma concreta la diversidad cultural que significaba este grupo de novicios.

Al terminar la comunión los hermanos firmaba el libro de la profesión que estaba puesto encima del altar.  Luego el respectivo superior y un testigo también añadieron sus firmas.

Finalizando la misa, P. Santiago también expresó su gratitud de parte de todos los superiores a la comunidad formativa del noviciado, especialmente al P. Alex Lam y Gioberty Calle quienes son los encargados del noviciado.  Luego todos los presentes fueron invitados a una recepción al lado de la casa de retiros, Santa Mónica frente al Seminario donde unas fotos fueron tomadas como recuerdo del gran día. Al terminar la recepción general los familiares y agustinos fueron invitados a participar en el almuerzo festivo.