Ver fotos de la Semana Santa en el Sol

La Semana Santa en San Nicolás de Tolentino (El Sol)


DOMINGO DE RAMOS.

Vamos a decir que el Domingo de Ramos es la semana de vida, todos los fieles católicos de la zona San Nicolás de Tolentino empezaron a celebrar el Domingo de Ramos.

Con cantos de alegría y con ramos de olivos y a recibir a Jesús estando todos contentos con una disponibilidad grande de recibirlo en nuestros corazones para reconocer al rey, a Dios que entra en nuestra ciudad en nuestro hogar y en nuestros corazones, toda la gente se le notaba ese reflejo de alegría y se escuchaba en voz alta lo que aclamaban diciendo ahora nos toca recibir al rey con alegría, ya que Jesús es vida, nos regala la vida plena a través de su salvación y nos invita a vivirla don plenitud.

Este acontecimiento empezó a realizarse a la 7 de la mañana en el parque de las casuarinas donde se hicieron participes de este día de alegría, niños jóvenes adultos y ancianos llenos de una felicidad grande, pues en la peregrinación que iban la gente salía a ver a Jesús que iba en su barítico hasta que llegaron al templo y la g4ente se aglomero al entrar al templo para ser participes de la santa misa.

Cuando toda la gente se quedo atónita al ver presidir al Reverendo Padre Walker Dávila Ríos cundo en foco en su homilía al pueblo diciéndoles que Jesús nos regala una vida nueva, una vida abundantes, entonces, la gente al escuchar estas palabras pues ya cuando era el momento de comulgar la gente se aglomero para recibir la dos especies que son el pan y vino que representan cuerpo y sangre de Jesús. Y la gente al terminar la misa se fue muy contenta cantando “Hosanna he hosanna ha, El es el santo es el hijo de María, es el Dios de Israel, es el hijo de David.
Hitler Peña Maza

¡Jesucristo amor hasta el extremo

Este fue el lema que se propuso para reflexionar en la capilla de San Nicolás de Tolentino de Trujillo, en el tiempo de cuaresma y propiamente en el de Semana Santa. Se dió inicio a este tiempo que en nuestra iglesia católica en llamada también la Semana Grande, con el domingo de Ramos, donde se recuerda la entrada triunfal de Nuestro Señor Jesús a Jerusalén. Luego el haber vivido la celebración como es el de Jueves Santo día muy importante, por los diferentes acontecimientos que se celebran, como es la institución de la Eucaristía y el sacramento del Orden. Para el día Viernes Santo, todos los que conformamos parte de la capilla de San Nicolás de Tolentino tratamos de preparar algo especial con motivo de la pasión de nuestro Señor Jesucristo. Semanas antes se empezó a ensayar lo que sería el viacrucis escenificado, fue mucha la expectativa que se originó por este hecho, que no faltaron las muchas personas que se escribieron para participar.

Llegado el día de Viernes Santo todos los que participamos de esta escenificación empezamos a vestirnos de acuerdo a lo que demandaba nuestro personaje. El viacrucis empezó promediando a las cuatro de la tarde en el atrio de la capilla. Muchas fueron las personas empezaron a congregarse para acompañarnos en el recorrido. Estación tras estación fuimos reflexionando sobre la pasión de nuestro Señor Jesús. El recorrido fue como si verdaderamente íbamos paso a paso junto a Jesús, caminando acompañándolo hacia el calvario por el perdón de nuestros pecados y profundizando así este gran misterio de amor, de ¡amor hasta el extremo! Todo el recorrido de este viacrucis duro alrededor de dos horas. Luego empezamos con la liturgia de la adoración de la cruz, para contemplar a Jesús el hijo de Dios, al redentor, crucificado por nuestros pecados.

En la espera de la gran resurrección de Cristo quedamos todos aguardando. Ya el día sábado muy temprano se empezó con todos los preparativos, de lo que sería la liturgia de la Luz. Con un trabajo de hormiga empezamos a preparar lo necesario para la celebración de la noche; ya se conseguir la leña para la fogata, el cirio pascual, el agua para bendecir, la capilla que este lo más festiva posible, etc. La celebración de esta gran fiesta empezó al promediar las siete de la noche en un parque cercano a la capilla San Nicolás de Tolentino con el encendido y bendición de la fogata. Se llevó en procesión al cirio pascual rumbo a la capilla. En el recorrido se empezaron a leer las lecturas bíblicas propuestas para esta celebración; todas las lecturas se hicieron escenificadas por los jóvenes y adultos que participan en la capilla. En la capilla se canto con jubilosa y mucha alegría el gloria después de los cuarenta días que duró el tiempo de la cuaresma. Así demostramos nuestra alegría de saber que Nuestro Señor Jesús venció la muerte y que con su victoria nos dió vida y vida en abundancia. Son muchas las penas que sentimos el saber que Jesús, el Hijo de Dios fue torturado y crucificado por nuestros pecado, que fue lo que recordamos en el Viernes Santo, pero gran la alegría de saber que no le venció la muerte y que vive entre nosotros nos alegra el corazón y nos hace sentirnos más comprometidos con nuestro compromiso de ser seguidores suyos de un Dios de VIDA y no de muerte. ¡Felices pascuas de resurrección!

Juan Rodolfo Torres Acaro